La Mesa Redonda Nicaragua

48 horas

Vistas: 1401

Roberto Danilo Samcam Ruiz
48 HORAS
Me van a disculpar todos aquellos que se toman la molestia de leer mis escritos, pero tengo una lectura distinta de la ola pesimista que desde anoche se han expresado en las Redes Sociales. Mucho tiene que ver con el desconocimiento del personaje que tenemos en frente, aferrado al poder, enfermo de poder y a una señora desquiciada mentalmente, que aun al día de hoy cree firmemente que ambos están predestinados por una fuerza sobrenatural a gobernar este país por muchos años. Quiero expresarles mis puntos de vista, los cuales son hechos a la luz de un mayor análisis y no como resultado de la emoción o la expectativa que tenían muchos de que esto se resolvía anoche. Esperar eso es no conocer a Ortega. Esperar eso es confiar en la sensatez de Ortega, algo impensable. Esperar eso es no creer en la fuerza del pueblo expresada en las calles y carreteras del país. Esperar eso es creer que Ortega habla nuestro mismo lenguaje. Veamos.
Primero: Luego de la declaración de los Obispos para informar de la reunión con Ortega y Murillo, se desató prácticamente un linchamiento público en las Redes Sociales. No señalan a Ortega por pedir dos días para “reflexionar”, sino que la culpa la hacen recaer en quienes solo solicitaron audiencia al dictador para destrabar el Dialogo. Acusar a los Obispos hasta de traidores no solo me parece aberrante y estúpido, sino que ayudan a la agenda de Ortega de desacreditar y descalificar a los Testigos y Garantes, para poner a los uruguayos de la OEA que desde hace días andan el país para impulsar la agenda de Almagro, que es la misma del gobierno. Será que esto es lo que quieren Todos los acusadores? Ya se nos olvidaron cuantas veces los Obispos han expuesto el pellejo ante la guardia orteguista? Ya se nos olvidaron cuantas veces han sido amenazados de muerte por los acólitos de Ortega, sin que este haga nada por sancionarlos? Bueno, hay muchos que tienen memoria corta. Ni modo. Por mi parte, los Obispos de la CEN tienen toda la credibilidad y la estatura moral para continuar llevando este Dialogo, hasta cuando Ortega decida terminarlo.
Segundo: Los objetivos de la reunión. La CEN en pleno llegó con un único objetivo, presentarle a Daniel Ortega la Agenda de Democratización consensuada en la Mesa de Dialogo entre la Alianza Cívica y el mismísimo gobierno, encabezado por el canciller Moncada Colindres y urgir al gobierno la continuidad del Dialogo, toda vez que el 16 se cumplirían los 30 días señalados por los Obispos para hacer una evaluación de los resultados del mismo y decidir si este continua o no. Por la otra parte, Daniel y la Rosario, con el objetivo de introducir un elemento distorsionador en la Mesa del Dialogo, los uruguayos que vinieron días atrás enviados por Almagro y cuyo interés es darle largas a la salida de Ortega hasta el 2021. Se supone que en estos días le presenten un informe al mismo Ortega, de los resultados de sus entrevistas con todos los actores visitados: empresarios, sociedad civil, partidos políticos, estudiantes, entre otros, y en consecuencia decidir qué hacer, si volver a la Mesa del Dialogo a como está ahorita o presionar para meter a los mencionados uruguayos asalariados de Almagro con la agenda de Ortega.
Tercero: Alguien en su sano juicio pensó que Ortega iba a decirles a los Obispos de la CEN que se iba anoche mismo? Eso es no conocer a Ortega. Y para reforzar esto hay que volver al estado de la correlación de fuerzas. Por un lado Ortega, con la policía casi intacta, salvo deserciones menores, los paramilitares intactos y ahora más y mejor armados y aquí incluimos a los francotiradores, las fuerzas parapoliciales intactas y los grupos antisociales que ellos armaron y que en alguna medida todavía responden a sus creadores, a excepción de Granada que se les voltearon. Por el otro lado, el de El Pueblo en Rebeldía Cívica y Ciudadana, desarmados y defendiéndose con morteros, piedras, “miguelitos” y tiradoras, pero con la voluntad férrea de resistir hasta el final. Además, con la principal y más importante arma popular: Los Tranques. El país trancado casi en su totalidad, paralizadas las principales arterias del país, en Desobediencia Civil cerrando la llave del efectivo al gobierno. Una correlación nivelada y que apunta al desgaste, pero que en el corto plazo, si los tranques cierran por completo Managua y se cierran las fronteras terrestres, el gobierno llevaría la peor parte. En estas condiciones, será muy difícil resistir por mucho tiempo y Ortega estaría obligado a doblar su rey en las negociaciones o ceder en lo fundamental.
Cuarto: Los “arreglos” y la presión internacional. Para nadie es un secreto que Ortega tuvo que entenderse con su más odiado enemigo, el Imperialismo Norteamericano. Buscó afanosamente a la delegación del gobierno norteamericano para firmar la declaración conjunta, y no solo eso, nuevamente, en un acto de deslealtad o “pragmatismo político”, da la espalda a Maduro en la votación de la Declaración de Venezuela. Y por qué lo hace? Porque Ortega está más claro que nosotros que se tiene que ir. Los aliados de antes, el Gran Capital, le dieron la espalda TODOS. Inclusive, hasta recibieron ayuda de las Cámaras Empresariales de Centroamérica pidiéndole a Ortega que se vaya. La matanza del 30 de Mayo fue la línea roja que nunca debió cruzar. Ya ni siquiera es factible que se quede en Nicaragua y él lo sabe muy bien. A como también sabe que los Estados Unidos lo perseguiría adonde vaya para juzgarlo. A como también sabe que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos perseguiría hasta el último centavo que ya ha sacado del país a través de alguno de sus antiguos aliados. Ortega lo que ha negociado con los Estados Unidos es la seguridad para él, su familia y el dinero usurpado al erario público. Eso es lo único que le interesa, no está pensando en el policía del barrio, la policía que asesinó de dos disparos al joven en Masaya, ni del Antimotín que dispara a mansalva fumando su cigarrillo en Metrocentro. Esos que se entiendan con el pueblo. Esos que se entiendan con el nuevo gobierno. Esos no alcanzan en el avión.
Por eso creo que lo de los dos dias es muy al estilo de Ortega, medir el pulso de la ciudadanía, el nivel de desesperación del pueblo que se expresa en las Redes Sociales. Desgraciadamente muchos cayeron en la trampa, cuando lo más sensato era plantear que había que levantar los tranques…unos dos metros más arriba y en todo lo que resta del país. Este es el único lenguaje que entiende Ortega. No hay otra forma de negociar con él. Lo que no debemos dejar es que los uruguayos asalariados de Almagro quieran robársele el mandado a los Obispos de la CEN. Tenemos que cerrar filas en torno a nuestros Testigos y Garantes, en torno a quienes nos representan en la Mesa de Dialogo.
Finalmente, a todos aquellos que llaman a armarse y marchar hacia El Carmen en la “Batalla Final”, nada tienen de diferente a los mismos que llamaron a la “Lucha Final” el 30 de Mayo. Es más, son peores, porque conscientemente le están siguiendo el juego a Ortega, pretendiendo llevar al pueblo al terreno que el dictador nos quiere llevar. Ojo con estos.

Comentarios: 0

Su email no será publicado. Campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
0

Tu carrito