La Mesa Redonda Nicaragua

Incertidumbre en el FSLN

Vistas: 732

Por Sergio Simpson

El grito de la multitud desafiante es fuerte y alto: ¡Que se vayan! ¡Asesinos! Lo repiten en las caminatas, las universidades tomadas por estudiantes, las redes sociales, delante de los cuerpos asesinados, en los tranques resistiendo la represión gubernamental. Se escucha en todo el país.

Nunca creyeron Daniel Ortega, su señora y familia, que se podrían imaginar con maletas huyendo de la finca Nicaragua donde mandan impúdica e impunemente, utilizan como propio el Presupuesto General de la República y recursos de las instituciones estatales.

Son millonarios, bien podrían vivir en cualquier país con gobernante aliado. Sin embargo, se les reduciría el poder, con menos servidumbre y guardaespaldas. Sin la garantía de que sea eterno el presidente que los asile.

La idea de huir, como Somoza y allegados, podría no estar en sus planes y quedarse hasta las últimas consecuencias, tratando de ganar tiempo para someter al pueblo, y si pierde volver a “gobernar desde abajo” como lo hizo después de 1990, cuando orientó asonadas con sus simpatizantes armados para la guerra en las calles.

Luchó Daniel contra la dictadura para sustituir y ser igual o peor. Su fijación es el poder, dominar al pueblo nicaragüense, creerse líder mundial, ser idolatrado. Le fascina lo reverencien. Ha logrado poderío absoluto y no quiere dejar de disfrutarlo.

Sin embargo, la correlación de fuerza ha cambiado, rebeldía cívica en el país casi paralizado, la sociedad que lo adversa no quiere guerra, exige libertad ciudadana, justicia y democracia, honradez y eficiencia, educación y salud de calidad.

Pero la mentalidad de caudillo del siglo pasado, Daniel Ortega no ha superado. Sus métodos guerreristas siguen intactos y demostrados recientemente contra las protestas con más de cien asesinados, cerca de mil heridos, desaparecidos, torturados.

Quienes se han enriquecido, bajo la protección de Daniel Ortega, temen perder sus privilegios de hacer más dinero por tráfico de influencia y ser inmunes a las leyes. Les horroriza un país donde obligadamente trabajarían sujetos a cumplimiento judicial y acorde con capacidades y honestidad.

En el Estado la corrupción no pasa inadvertida, es evidente y comprobada. Los socios lo saben y lo aprovechan, no importan juicios éticos, la finalidad es acumular fortuna y consumir el bienestar capitalista, de hacendados feudales.

Empleados estatales agradecen al matrimonio presidencial, al partido, los haya colocado en un puesto con salario garantizado, sin un procedimiento administrativo que califique las calidades operativas, profesionales, o intelectuales del “servidor público”.

El porcentaje del pueblo nica que respalda y venera al matrimonio presidencial ha recibido regalías. En la cultura política nacional ha sido procedimiento de gobernantes repartir migas a los más pobres, hacerles pequeños favores.

Recuerdo cuando aquella dictadura repartía en los colegios públicos, mochilas con útiles escolares, cuadernos con la foto impresa del rostro del general Anastasio Somoza Debayle, en las manifestaciones regalaban “bolis con guaro” y nacatamales, y campesinos y obreros que llegaban “del interior” a la capital también se emborrachaban gritando vivas al Señor Presidente.

Al comandante Daniel lo respaldan, además, grupos de militantes del FSLN que son incondicionales, atentos a recibir la orden para ponerse al mando y masacrar a los rebeldes. La opción militar continúa en sus mentes. ¡Daniel se queda”- gritan.

Daniel y su mujer, les emiten el mismo discurso para azuzar a defenderlos y ataquen a “derechistas” “burgueses” “agentes de la CIA” “delincuentes” “golpistas” “vandálicos”, y hasta aseguran que es la segunda etapa de la Revolución Popular Sandinista. Un imaginario insuperable, contraproducente con la realidad.

No sé la cantidad de personas del FSLN que se han indignado por la actuación de la policía y grupos paramilitares, por el asesinato de universitarios, el dolor de las madres, porque sus “líderes” no son capaces de dialogar con sus adversarios que exigen lo de siempre: La creación de un país donde se respeten los derechos, se imparta justicia, y el progreso sea para todos.

Comentarios: 0

Su email no será publicado. Campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
0

Tu carrito