La Mesa Redonda Nicaragua

En abril 2018 se inició la insurrección pacífica en Nicaragua

Vistas: 165

Por Oscar-René Vargas

 

  1. Desde hace 54 días (18 de abril al 10 de junio 2018) Nicaragua vive una insurrección pacífica, jóvenes, niños, mujeres, estudiantes y pobladores son asesinados, golpeados y arrestados por el gobierno Ortega-Murillo. Desde que volvió al poder, enero 2007, el gobierno Ortega se ha caracterizado por reprimir cualquier tipo de protesta en Nicaragua.

 

  1. La juventud universitaria inició la protesta social, y a la juventud la siguió la población, muchísima gente, cada vez más gente. Desde hacía años había muertos y terror en las zonas rurales y Managua parecía dormida. Y al despertar Managua, levantó al unísono al país entero. ¿Cómo fue posible? No por una conspiración desde fuera, sino por la lava social incandescente acumulada dentro. Los volcanes no avisan.

 

  1. Por sus dimensiones y consecuencias, el estallido de abril sorprendió a todo el país y a los mismos jóvenes que lo iniciaron. El régimen Ortega-Murillo fue el principal sorprendido.

 

  1. 54 días después, el descontento se mantiene y se incrementa. Manifestaciones por todo el país exigen justicia por los muertos y un cambio de gobierno: ¡Que se vayan Ortega-Murillo!, es la principal consigna entre los manifestantes. Hay una clara línea divisoria entre la Nicaragua de antes de abril de 2018 y la Nicaragua de ahora.

 

  1. Entre el viernes 8 y el sábado 9 de junio, al menos tres muertos y decenas de heridos dejaron los nuevos enfrentamientos entre grupos antimotines de la policía y paramilitares controlados por el gobierno contra manifestantes antigubernamentales desarmados en las ciudades de Jinotega, Managua y Masaya.

 

  1. Desde el sábado 9 de junio, Managua está bloqueada entre tranques y barricadas. Las principales arterias viales de la capital permanecen trancadas. Barricadas de adoquines, custodiadas por grupos civiles impiden el acceso vehicular por las avenidas y calles más importantes de la ciudad.

 

  1. Cada día se endurecen los tranques en diferentes partes del territorio nacional para presionar al gobierno Ortega-Murillo. Estudiantes y pobladores autoconvocados mantienen al menos 87 tranques en los diferentes departamentos de Nicaragua. Esta medida es para exigir la salida del poder de Ortega-Murillo y para pedir justicia por el asesinato de al menos 140 personas, víctimas de la represión del Gobierno. Los manifestantes dejan pasar ambulancias y a personas que necesiten atención médica.

 

  1. La violencia, sin comparación en la historia reciente de Nicaragua, ejercida por la Policía y las fuerzas parapoliciales del gobierno, ha tenido como consecuencia la muerte violenta de al menos 140 personas durante el ejercicio legítimo de la protesta social. Todas las muertes se han producido en el contexto de la represión y la violencia estatal. La gran mayoría de las víctimas presentaban impactos de bala en la cabeza, cuello, pecho o abdomen, lo que hace presumir el uso de francotiradores.

 

  1. Es criminal el uso de francotiradores para abatir jóvenes indefensos, pero más criminal es el haber organizado y armado a cientos de delincuentes (fuerzas de choque), que de día y de noche están asolando las calles de las ciudades donde el pueblo está luchando cívicamente exigiendo la salida de Ortega-Murillo del poder.

 

  1. Unos seis mil camiones de carga están atrapados con todo y mercadería en los tranques que mantienen semiparalizado el tráfico en Nicaragua. Las organizaciones centroamericanas de transportistas hicieron un llamado a los empresarios de la región de no seguir enviando cargamento a través de Nicaragua mientras no se resuelva la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde hace 54 días.

 

  1. Debido a los cierres de carreteras y los tranques, más ciudades reportan desabastecimientos de combustibles. En los tranques se observan interminables filas de camiones y vehículos que trasladan mercancías para abastecer mercados locales e internacionales.

 

  1. Medios escritos salvadoreños publicaron que la Corporación de Exportadores de El Salvador calcula que las empresas de ese país han perdido unos US$ 400 millones de dólares por los tranques en Nicaragua. Una suma similar es reportada por los empresarios de los otros países de Centroamérica. Asociaciones gremiales de transporte internacional de Centroamérica llaman a evitar enviar mercancías por territorio nicaragüense.

 

  1. El gobierno de Costa Rica expresó que el sector industrial costarricense está preocupado por el retraso de las exportaciones a los países centroamericanos.

 

  1. En 2017, las exportaciones de los países de la región centroamericana a Nicaragua alcanzaron la cifra de US$ 1,481 millones de dólares.

 

  1. La encarnizada represión del gobierno de Nicaragua ante las protestas no agota a la población en sus manifestaciones, pero tampoco se agota la voluntad de Daniel Ortega por permanecer en el poder. La estrategia de Ortega-Murillo se apunta a la represión y al cansancio de los manifestantes para desmontar la protesta.

 

  1. La encarnizada represión llevó incluso al empresariado, hasta hace poco cercano al gobierno de Ortega-Murillo, a deslindarse de la violencia y apartarse del pacto que mantenían con el gobierno desde el 2009.

 

  1. A criterio de “The Economist” la brutalidad con que Ortega-Murillo ha reaccionado contra las manifestaciones es lo que tendría “moralmente en bancarrota” el esquema de alianza gobierno- gran capital que por años se mantuvo, el cual le permitió a Ortega controlar totalmente las instituciones del Estado a cambio de exoneraciones y privilegios a banqueros, empresarios del gran capital y exportadores.

 

  1. La demanda de la calle y todos los sectores, incluyendo la Conferencia Episcopal y el sector privado es la salida de Ortega-Murillo. El orteguismo ha representado una privatización perversa del Frente Sandinista, de modo que muchos sandinistas están en contra del gobierno Ortega-Murillo. El sandinismo, no el orteguismo, es indispensable en una solución que retorne a la paz y la estabilidad.

 

  1. El gobierno Ortega-Murillo que causó esta crisis y la masacre, no tiene cabida en la solución que demanda la población insurrecta que son elecciones anticipadas bajo términos que las hagan efectivamente democráticas y transparentes.

 

  1. El departamento de Estado de los Estados Unidos anunció el 7 de junio que restringirá las visas a varios altos funcionarios nicaragüenses por estar involucrados en la violación de los derechos a los nicaragüenses. Entre los sancionados están miembros de la Policía, autoridades municipales, ministros junto a sus respectivas familias.

 

  1. El administrador para la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) condenó las “atrocidades” cometidas por el gobierno y expresó su preocupación por las acusaciones falsas contra activistas de la sociedad civil, estudiantes, periodistas independientes y la encarcelación de cuatro defensores de los derechos humanos.

 

  1. Diputados del Parlamento Europeo abordaron en sesión plenaria la crisis de Nicaragua y emitieron una declaración pidiendo el cese de la violencia gubernamental y una condena a la represión contra los manifestantes.

 

  1. La mayoría de los países de la región americana demandan al gobierno Ortega-Murillo cumplir las 15 recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), parar la represión, respetar el derecho a la protesta y que en breve se conforme el Grupo de Expertos Independientes que investigue los hechos: la muerte de personas.

 

  1. En la plenaria de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, denunció que en “Nicaragua los grupos armados y policías han matado a muchos simplemente por hacer manifestaciones pacíficas”.

 

  1. Doce legisladores norteamericanos (diputados y senadores) enviaron una carta al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, solicitando ampliar las sanciones al gobierno de Nicaragua a través de la Ley Magnitsky.

 

  1. Luis Almagro, secretario general de la OEA, ha tenido que enfrentarse a las críticas verbales y cibernéticas de la sociedad civil nicaragüense, quien lo ha señalado de tener un doble discurso: uno duro para Maduro y otro complaciente para Ortega. Se le acusa de apoya al gobierno Ortega-Murillo y de hacerse de vista gorda con la crisis actual.

 

  1. Los depósitos en el sistema financiero nacional continúan cayendo por sexta semana consecutiva. Según cifras del Banco Central de Nicaragua cerca de US$ 500 millones de dólares han sido retirado de la banca del país.

 

  1. En un mes y medio la economía ya no está creciendo y se encuentra en una fase de decrecimiento. Es decir, la crisis socio-política tiene paralizado la economía del país, todos los negocios están siendo afectado por la inseguridad ciudadana.

 

  1. La agencia de calificación Standard and Poor (S&P) califica las perspectivas de la economía nicaragüense como negativa. La perspectiva negativa refleja el riesgo por la turbulencia política empeore las finanzas públicas del país y las perspectivas de crecimiento. S&P estimó un debilitamiento del consumo interno y la inversión, así como el turismo, los flujos de la inversión extranjera y el incremento del desempleo.

 

  1. La situación actual ha traído consecuencias graves al sector turismo a nivel nacional, siendo los restaurantes y hoteles que han sufrido una caída entre el 40 y el 50 por ciento de sus ventas, las perspectivas negativas para el mes de junio son aún mayor.

 

  1. La Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) estima que el 90 por ciento de los hoteles y restaurantes de las ciudades coloniales de León y Granada han cerrado sus operaciones debido a la crisis.

 

  1. La Federación Centroamericana del Sector Lácteo (Fedelac) condenó la represión a los manifestantes y abogó por una salida pacífica por medio de acuerdos alcanzados por medio del diálogo.

 

  1. En una reunión, el 7 de junio, entre los obispos católicos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua con Ortega-Murillo, los obispos plantearon la salida constitucional de Ortega-Murillo. El gobierno pidió 48 horas para responder. La represión ha continuado y no ha respondido a la demanda de los obispos. Es decir, Ortega-Murillo callan mientras la sangre sigue corriendo en diferentes ciudades.

 

  1. De acuerdo con la encuestadora CID Gallup señala que 8 de cada 10 nicaragüense está en desacuerdo con la actuación de la Policía. El 68 por ciento de los ciudadanos dicen estar de acuerdo con las acciones de los estudiantes y otros manifestantes que demandan justicia y democratización. También muestra que 7 de cada 10 nicaragüense apoya la salida de Ortega-Murillo del gobierno.

 

  1. Cientos de nicaragüenses residente en Estados Unidos se han organizado y participan en marchas y plantones para ejercer presión internacional para se logre la democratización y la justicia en Nicaragua. Se han hecho platones en Boston, New Jersey, New York, Miami, Washington DC, San Francisco, Los Angeles, etcétera.

 

  1. El domingo 10 de junio de 2018, se hicieron manifestaciones de apoyo en todas las principales ciudades de Europa Occidental demanda el fin de la represión y la salida de Ortega-Murillo del gobierno.

 

  1. La llave para la solución a la crisis política-social la tiene el pueblo insurreccionado cuya principal arma son los tranque. El pueblo que no va a aceptar cualquier arreglo que implique la permanencia en el gobierno de Ortega-Murillo. Prueba de ello es que a pesar de los ataques y muertos sigue firme y arreciando la protesta. Otra cosa importantísima, la población indignada no ha caído en la tentación de contestar con balas a la represión gubernamental.

 

Managua/ Nicaragua, 10 de junio de 2018.

Comentarios: 0

Su email no será publicado. Campos requeridos están marcados con *

WhatsApp chat
0

Tu carrito