La Mesa Redonda Nicaragua

Embajadora Laura Dogu, ofrece un mensaje ético para Nicaragua

Vistas: 93
Eduardo Estrada Montenegro

Más allá del enfoque amenazador que puede parecer el discurso de la embajadora de EE UU en Nicaragua, Laura Dogu, su disertación ante empresarios nicaragüenses, fue un mensaje ético y una recriminación a esa comunidad por su alianza con el régimen orteguista.

“Antes de abril, la comunidad empresarial me decía con frecuencia que podían sacrificar algunos de estos derechos fundamentales porque Nicaragua no estaba en guerra, ni sufría la violencia de los países del triángulo norte”, recordó Dogu, para vergüenza de sus anfitriones, pues “la comunidad empresarial valoraba más la estabilidad que la sostenibilidad”.

“Ahora está claro que la gran mayoría de los nicaragüenses ya no aceptarán más la corrupción de los funcionarios gubernamentales o de las empresas privadas y que ya no confían en las instituciones del gobierno”, enfatizó la embajadora norteamericana saliente.

Dejamos aquí un extracto del discurso de la embajadora, Laura Dogu, pronunciado el día de ayer ante la cámara de empresarios americanos-nicaragüenses.

Empresarios sacrificaban derechos fundamentales

En marzo, di un discurso sobre el “Camino al 2030″ en el que dije que el futuro de Nicaragua es incierto debido a la falta de un estado de derecho, la falta de democracia, y la elección de ciertos socios internacionales. Antes de abril, cuando hablaba de estos temas, la comunidad empresarial me decía con frecuencia que podían sacrificar algunos de estos derechos fundamentales porque Nicaragua no estaba en guerra, ni sufría la violencia de los países del triángulo norte
.

La comunidad empresarial valoraba más la estabilidad que la sostenibilidad

.

Creían que el crecimiento económico traería oportunidades. Pero cuando viajé por Nicaragua y me reuní con pequeños agricultores, jóvenes empresarios, estudiantes, mujeres líderes, comunidades indígenas – y tantos otros, escuché algo diferente.

Estos nicaragüenses soñaban con un país justo con oportunidades económicas para todos. Donde la corrupción y la identidad política no limitaran las oportunidades a solo unos pocos.Ahora está claro que la gran mayoría de los nicaragüenses ya no aceptarán más la corrupción de los funcionarios gubernamentales o de las empresas privadas y que ya no confían en las instituciones del gobierno.
Quieren un país que proteja sus derechos y quieren elecciones libres, justas y transparentes. Lo que entienden es que la prosperidad, la seguridad y la democracia sólo pueden funcionar bien cuando todas se complementan.

Democracia y estabilidad

La democracia, la gobernabilidad y el estado de derecho son la base que permite la prosperidad y la seguridad. En marzo, también hablé sobre los desafíos de la Cuarta Revolución Industrial. Y cómo la decisión de centrarse en la inversión basada en el bajo costo de la mano de obra será insostenible en un futuro donde la tecnología demandará trabajadores más calificados y energía a bajo costo.

Preferiría estar aquí hablando con ustedes de cómo preparar a los increíbles jóvenes de Nicaragua para liderar la transformación que el país necesita para ser competitivo en la economía del futuro. Pero en cambio, muchos de estos jóvenes tan talentosos se han visto obligados a exiliarse, o han sido encarcelados o asesinados por su propio gobierno. Nicaragua está perdiendo una vez más, a toda una generación, ya que muchos buscan un futuro mejor y más seguro en otros países.
Las universidades de Nicaragua se han convertido en plataformas de propaganda política en lugar de ser centros de preparación para el futuro. El 2018 ha sido un año tumultuoso. Contrariamente a lo que la propaganda del gobierno quiere que se crea, Nicaragua no ha regresado a la normalidad. Las decisiones del Presidente Ortega ya han costado $ 500 millones de los recursos de Nicaragua que podrían haber sido utilizados para construir casas, iniciar nuevos negocios, dar tratamiento a los enfermos o educar a los jóvenes.

Pérdidas económicas

Más de 350,000 Nicaragüenses han perdido sus empleos y un 5 por ciento adicional de la población ha caído en la pobreza desde abril. La industria turística de Nicaragua ha sufrido un gran retroceso. Ni toda la propaganda de los medios estatales cambiará estos hechos. No habrá un retorno a la normalidad sin un cambio transformador que incluya elecciones libres, la separación de poderes, el estado de derecho y la protección de los derechos humanos de los ciudadanos
Lamentablemente, no veo señales de que el Presidente Ortega o la Vicepresidenta Murillo estén dispuestos a considerar una solución negociada. Esto significa que es muy probable que la comunidad internacional continúe implementando medidas aún más fuertes, contra el gobierno.
En marzo predije que la NICA Act sería aprobada debido a la falta de democracia, la corrupción y la cercana relación del régimen con Rusia Venezuela. El Congreso de los Estados Unidos está al tanto de los asesinatos de manifestantes, las graves violaciones a los derechos humanos y el hecho de que el Presidente no haya participado de manera creíble en el Diálogo Nacional.
En respuesta, el Senado endureció y amplió la legislación. Una vez que terminen las elecciones en Estados Unidos a principios de noviembre, es muy probable que veamos la decisión final del Congreso en lo que respecta a esta legislación. En marzo también dije que las maniobras para preservar la inmunidad de Roberto Rivas frente a la Ley Global Magnitsky reafirmaron la debilidad del estado de derecho y la institucionalidad en Nicaragua. La Administración Trump sancionó a 3 funcionarios nicaragüenses más bajo la Ley Global Magnitsky por abusos a los derechos humanos y por corrupción.

EE UU responsabilizará no solo a funcionarios

 

A través de estas sanciones, Estados Unidos está demostrando que responsabilizará de sus acciones a los funcionarios que autorizan el uso de violencia y abusos. Como dijo la Casa Blanca en julio, esto es solo un comienzo a posibles sanciones, no el fin.
El Subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera, señaló que “la advertencia de FINCEN es parte de la campaña de esta Administración para responsabilizar a las personas que cometen abusos contra los derechos humanos y la corrupción en Nicaragua”.

Hay dos elementos notables en esta advertencia.

Primero, que esta es una campaña continua, y segundo, que hay un enfoque en todas las personas que estén involucradas en la corrupción, no solo los funcionarios públicos. Cualquier persona que se vea comprometida en la corrupción o se beneficie de ella puede ser blanco de esta campaña.

De nuevo, este es sólo el comienzo, no es el final.

Comentarios: 0

Su email no será publicado. Campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
0

Tu carrito